La Reunión del Diablo



La estructura narrativa de esta película es muy dinámica y rápida al mismo tiempo. El narrador en off relata una historia oscura que le contaba su madre sobre cómo al Diablo le gusta de cuando en cuando aparecerse en la Tierra y torturar a un grupo de personas por distintos motivos.

Para ilustrar esta fábula, se representa a Nueva York. Un día aparentemene normal, 5 extraños se encuentran en un ascensor y quedan atrapados allí durante varias horas. Mientras los técnicos del edificio intentan arreglar el desperfecto que ocasionó el problema, cada uno de las personas muere de manera misteriosa en los distintos momentos en los que se corta la luz.

La clave de esta historia, como ya se habrán dado cuenta, es que hay un ser en ese diminuto cuarto de 3 x 3, que es el que ocasiona todas estas muertes. Tiene muchos nombres, uno de los más amarillistas es Lucifer, pero también se lo simboliza como una serpiente, y su denominación mas común es El Diablo. Este ser a veces elige tomar la forma de una persona para torturar a los humanos en situaciones como la que se describe.

Análisis de los personajes principales y secundarios y de El

“Devil” es una película de terror que merece un análisis a fondo en cuanto a cómo retrata al Enemigo, la maldad, su Modus Operandi, los personajes principales y los secundarios. Desde ya anticipo que cada una de las muertes -que no se relatarán porque la película es bastante clara de por sí- son macabras y crueles. Así que La Reunión del Diablo debe ser vista en compañia de otros.

Ya desde la placa donde se muestra le versículo “El Diablo anda como león rugiente buscando a quien devorar”, nos indica desde qué cosmovisión se lo representará. Todos los paneos de la ciudad están al revés, lo que naturalmente provoca un sentido de desestabilidad, intranquilidad y suspenso. Cuando parece que todo se va a enderezar, somos transportados a un imponente rascacielos, que será el centro de esta trama.

Ellos

Los personajes son, en apariencia, personas comunes: un vendedor de colchones y sommier, una mujer mayor, un guardia de seguridad, una joven que vive de romances con herederos ricos, y un muchacho que luchó en Irak. Todos los actores en esta película son caras poco conocidas y hasta anónimas en muchos casos, detalle que permite que la atención se focalice aún más en sus dotes artísticas y en cómo cada uno construye su personaje y maneja la situación del encierro desde su propio lugar.

Los 5 se desconfían absolutamente el uno del otro. Cada uno tiene algo para esconder, un pecado por el cual no fue juzgado, y por eso mueren uno por uno sin posibilidad de confesar ni arrepentirse. Solo una de las víctimas hará algo que el Diablo no esperaba: confesará su pecado y conseguirá así la redención.

La previa

Una de las escenas más terribles al principio de la historia es la del suicidio de una persona que se tira desde lo más alto del edificio hacia un camión; este momento es lo que marca la “preparación” de la llegada del Diablo a la escena. Más tarde, vigilando los movimientos que transcurren en el Ascensor, se muestran dos policías: un hombre latino que cree en Dios y en el Diablo y que sabe exactamente qué está pasando.

El otro oficial lo subestima porque trata de encontrar un motivo racional para explicar los siniestros.Para ayudar a las víctimas a mantener la calma, llega un oficial federal, que tampoco está allí por casualidad. El agente federal que en todo momento muestra una actitud pacifista marca una diferencia importante con el policía mejicano, cuyo único propósito en esta historia es el de hacer comprensible la situación.

Las dudas

Durante la primera parte de la película la gran duda es quién es el Diablo, y uno a uno los pasajeros del Ascensor van muriendo, desorientando cada vez más al espectador. Entonces, surgen las preguntas: ¿Por qué están esas cinco personas allí? ¿Quiénes son? qué tienen en común? El Diablo tiene un motivo para elegirlos.

El Diablo

Si bien en la Biblia se pueden encontrar distintos retratos del Gran Enemigo de los hombres, en esta película se lo representa de una de la maneras más espeleznantes. Sin más recursos que un ascensor con espejo y una de las víctimas -si no la vieron prefiero que no arruinarles de quién se trata- el “Cornudo” consigue engañar, matar y destruirlos, sin compasión. El Diablo de Shyamalan es un ser maligno que condena a 5 personas que de alguna otra u manera dañaron a un tercero. Los confunde dividiéndolos y sembrando desconfianza en sus mentes.

Lo más fascinante de esta historia en cuanto a la actitud del Diablo es una enseñanza que se resbala en la escena final: el Enemigo es impotente ante el arrepentimiento. Solo la culpa, el miedo y la duda alimentan su falso poder. El arrepentimiento sincero y la humildad lo ahuyentan. O al menos eso es lo que nos dice esta película.

El perdón

Finalmente, y hablando de perdón, hay que destacar la actitud del afente federal. Su historia es la mas triste: viudo y sin hijos, su familia fue asesinada hace años en un accidente autmovilístico, y el conductor ebrio nunca fue juzgado. Ese día, en ese ascensor, el agente descubrirá que uno de los allí encerrados es el responsable de su pérdida. Cuando la víctima confiesa su pecado, el Diablo desiste de cobrar venganza y lo deja libre.

Pero lo más increíble es que habiendo escuchado la confesión, teniendo al asesino en el asiento trasero de su auto, el agente federal decide perdonarlo. Un final redondo para una película que, si bien tal vez solo se vea una vez, enseña muchas características del Enemigo y de cómo trabaja en culpables e inocentes.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s