Dios no está muerto, solo está esperandonos

Después de una muy larga espera, y de perderme los primeros 10 minutos de la película, finalmente pude ver “Dios no está muerto”. En medio de una sala casi repleta, me predispuse para ver la historia del enfrentamiento entre un joven estudiante universitario y su profesor de filosofia, quien para dejar clara su postura, le pide a sus alumnos que simplemente escriban en sus hojas “Dios está muerto”. A lo cual el joven antes mencionado, cristiano, decide no acatar la orden. En respuesta, el docente lo desafía a armar una disertación en la que defienda la antítesis. Esto es, que Dios SÍ existe.

Teniendo en cuenta que la mayor parte del argumento está resumido -y de ratos “spoileado”- en el trailer, “Dios no está muerto” cumplió en el sentido de representar en un contexto ficticio la lucha y el bullying religioso que sufren muchos estudiantes cuando ingresan en una universidad laica, cuyos profesores se muestran hostiles y hasta impasibles ante la profesión de un credo cualesquiera.

Sin embargo, salí de la sala con una sensación de que, siendo la supuesta encarnación del “amor” de Dios, lo único que estamos transimitiendo es juicio. Digo esto desde mi postura personal como cristiana, y creo que ya es tiempo de comenzar a buscar otras formas de hablar de Jesús, sin necesidad de entrar en la dicotomía “ustedes contra nosotros”.

Demás está decir que es dificil realizar una película abiertamente cristiana sin ofender al menos a una minoría. No obstante, pareciera que últimamente se hubiese instalado en nuestro medio la idea de que por creer que solo en Jesus hay salvación, somos mejores que los demás. Si ese es nuestro pensamiento estamos errando y feo. El cine deberia ser una herramienta para que el mensaje de salvación también llegue a un público mucho más masivo que solo el cristiano.

En este caso creo que más allá de que el esfuerzo fue bueno, se terminó proyectando una película de cristianos, para cristianos. Y quizá esa era la idea desde un comienzo! De igual manera creo que es importante que se empiece a repensar la “rivalidad” que estamos construyendo con los demás. El mejor ejemplo está en los 4 evangelios, en la vida de Jesús.
Sin dudas, Dios no está muerto. Solo espera que reaccionemos.

 

Anuncios

Cómo Hollywood representa la fe

La_Pasion_de_Cristo_01

Hollywood es la meca de una industria que ha llevado cada aspecto de la vida del hombre a la gran pantalla, y la fe no es la excepción. Desde los años del tecnicolor, cuando se proyectó “Los 10 mandamientos” hasta la popular “A prueba de Fuego” (Fireproof) la cuna de estrellas ha proyectado centenares de películas que analizan la relación entre Dios y el hombre. En esta nota, las historias de fe  que más me atraparon: desde la risa hasta el llanto, pasando por la burla y el sarcasmo.

A los fines de ser prácticos, he dividido esta temática en tres categorías: películas hechas en hollywood que hablan de Dios, películas hechas por cristianos, y películas de sátira que ridiculizan la fe.
Aquellas correspondientes a la primera categoría (las de hollywood) suelen ser las que más sorprenden. Cuando hace años atrás vi un poster de Bruce Todopoderoso, no me gustó nada la combinación de un actor de comedias con una temática religiosa. Pero la vi una y otra vez. ¿La razón? Se trata de una mirada bastante realista y honesta de lo que la gente cree que es Dios. Alguien todopoderoso que a veces pareciera que sólo busca complicarte la vida hasta en las pequeñas cosas. Pero cuando te llama, insiste hasta que lo atiendes. Mi escena preferida de esta película es la final, cuando bajo un cielo oscuro y lluvioso Bruce abre sus brazos de par en par al firmamento y grita con todas sus fuerzas “Me rindo a tu voluntad”. Curiosamente, a partir de allí todo empieza a mejorar.
Carrozas de Fuego es otra historia que realmente marcó mi vida. En principio, mis papás se casaron con la legendaria banda sonora compuesta por Vangelis. Un dato anecdótico: ellos se casaron a los 30 años, con lo cual la música adquirió un significado totalmente sugestivo con el momento dado. Después de verla unas 10 veces -la mayoría de ellas por The Film Zone, jaja- me sigue inspirando a entregar todos mis sueños a Dios, porque el los convierte en algo más grande de lo que yo pueda imaginar. Un clásico digno de verse hasta el cansancio.
Otra película que generó grandes controversias fue La Pasión de Cristo, producida por Mel Gibson. Las críticas se dejaron oír tanto del lado de los cristianos como de los ateos. Unos decían que la imagen que se mostraba de un Jesus sufriente era demasiado cruel, y que incluso la manera de contar la historia poco se asemejaba a la verdad bíblica. Otros descargaron su ira contra el mismo Gibson por considerar “antisemita” su visión de la muerte de Cristo. Lo cierto en este caso es que, sí bien hay ciertos detalles de los cuales se percataron los más minuciosos, el argumento mostró a Jesús de un modo neutro, y bastante documental. De más está decir que lo que se vio en cuanto efectos de sufrimiento es una mínima parte de lo que El tuvo que sufrir por el mundo en la peor condena.

 

Rápidamente pasamos a las películas que ridiculizan la fe.  Destaco a dos películas: Saved y Religulus. Sé que hay muchas más en el medio, pero estas dos se mofan de los peores defectos del cristianismo. En el caso de Saved, Hollywood intenta demostrar que detrás de la santidad y exclusividad de algunos colegios cristianos, se esconde una hipocresía que avala la discriminación. Se ridiciuliza la liturgia la religiosa, la figura cristiana por excelencia en la película es una chica demasiado exigente consigo misma, que ha convertido su estilo de vida cristiana en el peor exponente de una auténtica religión, en el sentido negativo de la palabra. En vez de compartir un cambio y una forma alternativa de vivir, se excluye y segrega a los que no siguen la misma creencia. Esto es un llamado de atención a cambiar radicalmente la manera de transmitir el mensaje de paz.
En este sentido, la más reciente Religulous ha ido aún más allá. Haciendo uso de una ironía y sarcasmo ácidos, el comediante Bill Maher “mete todo en la misma bolsa” a través de un estilo polemizador y controversial, donde se quiere probar que la fe no hace más que nublar el raciocinio de los hombres que creen ciegamente en algo que tal vez ni siquiera exista. Incluso se la culpa de gran parte de los problemas que aquejan nuestro planeta actualmente. A esta altura conviene hacer algunas salvedades. Primero, en mi criterio Religulous es un intento de desmerecer a la religión cristiana, recurriendo a todas las excentricidades que nos convierten en el hazmereir mundial. Segundo, hay muchos principios que a los ojos del resto del mundo parecen insólitos, y que este comediante saca de contexto para mostrar que no sólo somos contradictorios en nuestra forma de pensar, sino que además no conocemos de nuestra propia fe.

En la próxima entrega, la nueva ola de películas producidas por cristianos.

NOTA:  Lo vertido en esta nota es un panorama con una opinión personal. Cualquier otra idea es bienvenida. Si quieren participar, ya saben qué hacer…